Tiempo de Vacaciones

Este año una de primeras opciones a la hora de pensar en vacaciones ha sido volver a nuestras raíces, los pueblos, que tantos buenos recuerdos nos evocan. Hemos dejado a un lado esas vacaciones de película que le querías contar a tu vuelta a vecinos, amigos y familiares, por volver a sentirnos ‘’en casa’’, en esos lugares donde las fiestas patronales eran mejor que cualquier festival de música, donde el tiempo en familia es sagrado, aunque sólo sea para comer, y donde han habido tantas primeras veces, que ni recordabas lo feliz que habías sido allí. También nos acordamos de la playa dónde siempre hemos veraneado con la familia. Hace ya unos años que la dejamos olvidada, por tenerla muy vista y ahora no encontramos un plan mejor. Nos acordamos de esas comidas en la playa, esos bocadillos envueltos en papel de aluminio, en esa nevera que parece que nunca se vaya a romper, la sandía en la playa, tan fresquita comiéndonosla a bocados porque no importaba si nos manchábamos, corríamos al mar y solucionábamos el problema. Los deberes que nos tocaba hacer de pequeños después de comer, para luego tener esas largas siestas, donde te levantabas y mirabas asustado el reloj pensando que habías dormido 12 horas. El helado después de cenar dando una vuelta por el paseo marítimo, pero, sobre todo, añoramos la libertad de sentir que no tenemos obligación de mirar ni un segundo el reloj, porque estamos de vacaciones en el sitio adecuado, pasando el tiempo con aquellas personas que son lo más importante para nosotros. De repente, un choque de realidad nos viene a recordar lo importante que es el tiempo. Y ya no queremos malgastarlo y valoramos mucho más nuestra compañía, y los planes que antes nos parecían cotidianos, ahora son nuestra primera opción. Y nos apetece viajar aunque sea a la vuelta de la esquina y tenemos muchísimas ganas de ver a familiares y amigos. Para todos, estos meses han sido muy duros y difíciles, pero si tenemos que sacar el lado positivo es que al final, la raíz, lo que nos mueve, aquello que nos hace realmente felices, sigue siendo lo mismo por mucho tiempo que pase. Dicho todo esto y como sabemos que os gusta pasarlo bien y sobre todo reíros, os traemos dos alternativas de pasatiempos para que recordéis esos veranos haciendo los cuadernillos Rubio. O por si también sois de las personas a las que los cotilleos de las revistas del corazón ya no les parecen suficientes. Desde la familia Karibú, os deseamos un feliz verano.